Piedra en el corazón

Abaco_te

Fotografía del interior de la tetería Ábaco TE, en Granada

 

Te llevo en el corazón, como una piedra diminuta que, al volver a esta ciudad, se estira, se transforma. Te salen uñas y te cuelgas de mis costillas, te agarras con fuerza y me trepas por la garganta, como pidiéndome que te pronuncie.

A veces, lo hago, como si no fueras más que un pensamiento pasajero, como una nube empujada por el viento…

Casi siempre quiero arrancarte de mi boca y lanzarte a las gaviotas, a ver si alguna te atrapa en su pico y dejas de aparecer en mis pesadillas.

De tanto notar tus garras, he aprendido a respirar con la garganta abierta.

He aprendido que debo fundirte en mi pecho, dejar de luchar contra tu presencia y aceptarte como a uno más de mis órganos.

Entonces, solo entonces, te duermes, hecho un ovillo, hasta hacerte piedra de nuevo.

Piedra invisible, redonda y lisa, piedra ligera.

Y, así, descansas de nuevo, hasta que vuelva a estas calles y te busque sin querer, con tanto miedo de encontrarte como de no hacerlo.

Licencia de Creative Commons

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s