La chispa adecuada

Apareciste entre dos tormentas y supe que eras especial porque no se te llevó el viento.
Fui cavando un túnel a tu vida o tú te abriste paso hacia la mía, no lo sé, pero nos encontramos en el centro con el pelo lleno de tierra y dos sonrisas cansadas.
Nunca te dije “te quiero”, a secas; le añadía siempre “un poco”, y a ti te bastaba.
A veces creo que te quise, mucho, pero no como tú a mí. Otras veces pienso que estar contigo era fácil, que tú me dabas una burbuja en la que vivir y yo no quería más que eso, vivir sintiendo la felicidad de las cosas simples, rechazando los gritos de mi alma. Dentro llevaba nudos oscuros que me siguen apretando por la noche.
En tus labios suaves de comisuras felices creé una casa del árbol pequeña y segura, pero las ramas no tardaron en quebrarse bajo el peso de la calma cogida con pinzas que era nuestro ojo del huracán.
Me marché justo cuando te acostumbraste a no dormir sin mí.
Y te clavé el puñal en la pierna, aunque lo que te sangró fue el corazón, y te hice el mismo daño que yo sentía y con el que tú nada tenías que ver.
Durante meses tiramos de la cuerda que nos unía y que todavía hoy no sé muy bien qué significaba para mí.
Es tan fina la línea que separa los sentimientos, que siempre me quedo entre dos tierras y tardo años en aceptar lo que, en el fondo, es tan simple.
En ocasiones me he querido convencer de que el momento no era el adecuado, pero nuestros caminos no volverán a cruzarse y, no voy a mentirte, me alivia que sea así.
Me gustaría poder decir que aprendí a dejar marchar a las personas que quiero, pero, probablemente, estaría mintiendo.
Max, los gatos y yo nos seguimos tapando con tu manta, que ha vivido conmigo en todos los lugares a los que he llamado “casa”. Nos calienta los inviernos como tú me calentabas el corazón.
¿Sabes? He intentado escribir sobre ti alguna vez, pero han tenido que venir los Héroes del Silencio a sembrarme las palabras en las yemas de los dedos. Hay dos canciones que, no importa cuándo se escribieran, tienen una parte de nosotros. Una es ““La chispa adecuada”, la otra… te la dejo a ti, a ver si la adivinas.

Licencia de Creative Commons

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s