Lámeme las heridas

DSCF3331_copia

Me miras, como un viajero que se ha quedado sin brújula ni destino, como un niño que no entiende por qué está aquí, si nadie le preguntó si quería jugar a esto.

Me miras y me preguntas: “¿Qué quieres que haga?”

Qué pregunta más fácil. Lo difícil es no responder, dejárselo a tu ingenio, a ver si me lees la mente y olvidas los manuales.

¿Que qué quiero? Quiero que abandones el acero frío que te mantiene erguido, quiero que se funda al contacto con tus manos, que me mires sin preguntas y de tus ojos manen las respuestas que necesito para poder dormir.

Quiero dormir con luz o sin ella, pero contigo.

Quiero que olvides los motivos y te quedes con las sensaciones, por muy incomprensibles que te parezcan. Lámeme las heridas como si fueran tuyas, ¿o también te repugna tu propia sangre?

Lámeme despacio, lámeme hasta los huesos, apaga a tu paso mi mente en llamas, que las hogueras descansen… Que el fuego ya ha purificado nuestros cuerpos y estamos listos para resurgir de nuestras cenizas.

27 de septiembre de 2016

Licencia de Creative Commons

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s