Magia

IMG_20190623_161342

El caminante se dirige a pasos lentos hacia el horizonte de fuego. Está cubierto de hojas amarillas que no pesan, pero que lo cubren por completo y le vendan los ojos.

Por cada hoja hay una duda, una pregunta sin resolver que se quedó adherida a su cuerpo viejo.

El tiempo siempre tiene la respuesta.

El caminante me dijo que lo urgente era esperar.

Conforme se acerca a la última cima, las hojas se desprenden de su cuerpo, se despiden de él, se las lleva el viento.

“Me he pasado la vida obsesionado con descifrar el significado de estas incógnitas, y solo ahora me doy cuenta de que lo único que importaba estaba debajo de ellas”.

Al asomarse al horizonte desde lo más alto, el caminante lanza un colgante de plata al abismo. Me da su atrapasueños de colores y me abraza fuerte. Abre los brazos y todas sus hojas se van volando, hasta que no queda nada más que su bastón nudoso.

No puedo verlo, pero yo sé que está conmigo. Gracias a él, he vuelto a creer en la magia.

Licencia de Creative Commons

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s