Quiero volver a creer en la magia

dscf3265

Quiero volver a creer en la magia, en que el olor del jardín en una noche de verano puede traerte de vuelta.

Quiero volver a sentir que todo es posible, que el mundo no tiene límites, que los límites los ponemos nosotros porque nos da miedo asomarnos al mañana y no vernos los pies.

Quiero sentir que se me sale el corazón del pecho, que se me inundan los ojos y no sé por qué, quiero llorar de tristeza y de alegría a la vez.

Nuestros ojos apenas crecen y, sin embargo, cómo envejecen. Ya no veo lo mismo. Donde antes había hadas brillantes en el cielo ahora hay bolas de fuego, donde antes había señales mágicas no hay más que casualidades.

Tengo miedo. Tengo miedo de que esto sea todo, de no poder volver a ver las cosas como un niño, de alzar las manos y rendirme, de rendirme a no poder entenderlo todo.
Quiero volar. O, al menos, creer que puedo. Quiero creer que si doy una patada al suelo me elevaré en mi escoba, quiero sentir la fuerza de todas las brujas que ya no dan miedo, porque son como yo. O yo soy como ellas.

Quiero cantar. Quiero cantar en el balcón como antes, cantarle al norte con voz de sur, clavar mis raíces en algún sitio y prenderme fuego para renacer y comprender que no necesito estar anclada a la tierra para alimentarme de ella.

Quiero hundirme en el agua, devolver el equilibrio, sentir el palpitar del corazón del planeta.

Sé que hay un lugar en el que no hacen falta las palabras, porque solo con mirarnos nos decimos todo, hasta lo que no sabemos todavía, donde nuestros fuegos fatuos brillan con más fuerza que nunca y no se esconden de las normas establecidas; laten, se atraen unos a otros y no tienen miedo a encontrarse, ¿por qué deberían?

Quiero volver a creer en la magia, alimentarme de páginas de fantasía y encontrar en ellas el camino al mundo real.

Si puedo tocarle las manos y sentirme como el primer día, si puedo ver el universo en unos ojos de gato, si todavía puedo encontrarla atrapada en el tiempo, en la silla del portal, si la lluvia en este país puede oler como en casa, puedo seguir creyendo en la magia.

Licencia de Creative Commons

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s